¿Puede mejorar tu salud a través de la hipnosis?

Dentro de las múltiples opciones que se han explorado en la medicina alternativa, la hipnosis ha ganado terreno por sus buenos resultados en el tratamiento de diversas patologías, alteraciones y afecciones incluso emocionales, y se emplea bien sea como una técnica individual aplicada a un paciente, o como parte de un ciclo de tratamiento que comprende varias etapas para lograr las respuestas deseadas.

La hipnosis es un estado inducido en el cual, mediante la técnica de la sugestión, el terapeuta experto da información al paciente, y estas recomendaciones serán plenamente recordadas y aplicadas cuando se le presente una vez más, la situación por la cual está en tratamiento, con esto se aspira que el paciente mejore o corrija progresivamente la conducta  que le hace daño o una enfermedad que padece.

Desde hace tiempo la hipnosis dejó de ser vista como un método poco serio, para tener una amplia credibilidad, si es aplicada por expertos profesionales, con sólidos conocimientos, pero sobre todo, si se cuenta con la disposición del paciente a tratar, ya que su éxito depende en gran parte de que la persona permita, en esa especie de estado semi inconsciente, ser sugestionada, y la existencia de esta disponibilidad es lo primero que se debe explorar para garantizar el éxito del proceso

Durante la hipnosis la persona alcanza un grado de relajación y concentración tan elevado, que puede lograr fijar su atención en un recuerdo o situación determinada (problema a tratar), y de esta forma, si lo desea, puede modificar sus percepciones y emociones frente a eso.

¿En cuáles casos se usa la hipnosis?

La técnica de hipnosis como herramienta en la medicina alternativa, ha logrado una eficiencia identificada en  el tratamiento de diversas situaciones tales como:

  • Desórdenes alimenticios y obesidad.

  • Adicciones (tabaquismo, alcohol, drogas, ludopatía).

  • Trastornos como ansiedad, depresión, fobias y miedos.

  • Enfermedades con causas psicosomáticas como colon irritable y la gastritis.

  • Manejo del dolor en enfermedades graves o crónicas.

  • Manejo del dolor en enfermedades comunes (artritis, fibromialgia, migrañas).

No obstante, estas no son las únicas áreas en las que la hipnosis podría ayudar, también se han abierto nuevas líneas de investigación, para intentar comprobar que esta técnica pudiera tener efectos positivos en problemas de fertilidad. En tal sentido, el especialista israelí Aldo Parmet, ha planteado en sus más recientes estudios que  la hipnosis podría ayudar en tratamientos médicos de fertilización in vitro, y trabaja en demostrar o rechazar esta teoría que se ha propuesto.

También se tienen reportes del uso de la hipnosis en pacientes con cáncer que se encuentran en fase de tratamiento de quimioterapia y radioterapia, con la finalidad de ayudar a la persona afectada a manejar la situación de tensión, estrés y ansiedad que le generan los cambios y malestares ocasionados por los medicamentos y las radiaciones.

Una de las adicciones en las que se ha logrado mayor eficacia de la hipnosis es el tabaquismo. Según indican los expertos, aunque existe la necesidad del cuerpo de consumir nicotina, si se superan las dos semanas sin uso de tabaco, ese requerimiento disminuye; pero la mayor dificultad está en el aspecto psicológico, y es allí donde esta técnica ayuda al paciente a controlarse para evitar la recaída y tener fortaleza y voluntad para eliminar de su vida este hábito tan perjudicial.

Si usted desea abordar este tipo de técnica para el manejo de alguna patología o afección, lo recomendable es que se ponga en manos de expertos, y que tenga disposición para que pueda percibir los resultados esperados.

.

[mc4wp_form id="975"]